Tarjeta Regalo

LOS NIÑOS Y EL USO DE PANTALLAS

LOS NIÑOS Y EL USO DE PANTALLAS

Si como madres y padres ya intuimos que la afición de los peques a las pantallas no es muy buena, aunque a veces necesitemos de ellas para que nos dejen tener media conversación entre adultos, con los recientes estudios sobre las adicciones y la conocida “educación sin pantallas” que reciben los hijos de los altos directivos de Silicon Valley, confirma que las niñas y los niños no deberían jugar con estos objetos antes de los 12 años.

Sobre la exposición en edad temprana a las pantallas han publicado distintos estudios alertando sobre los efectos secundarios del tipo …riesgo de depresión, déficit de atención , aislamiento y bloqueo de relaciones sociales, pérdida de la consciencia de la realidad, desarrollo cerebral incompleto.. y así una larga lista..

Cierto será cuando los gurús digitales conocen perfectamente los dispositivos que fabrican y sus efectos negativos, de tal manera que alejan a sus hijos de las pantallas hasta mínimo los 12 años. Los llevan a colegios dónde no se utiliza ni un ordenador, ni una impresora… nada digita!! Trabajan y aprenden de manera manual, tizas, papeles, experiencias, creatividad…

“No creemos en la caja negra, esa idea de que metes algo en una máquina y sale un resultado sin que se comprenda lo que pasa dentro. Si haces un círculo perfecto con un ordenador, pierdes al ser humano tratando de lograr esa perfección. Lo que detona el aprendizaje es la emoción, y son los humanos los que producen esa emoción, no las máquinas. La creatividad es algo esencialmente humano. Si le pones una pantalla a un niño pequeño limitas sus habilidades motoras, su tendencia a expandirse, su capacidad de concentración. No hay muchas certezas en todo esto. Tendremos las respuestas en 15 años, cuando estos niños sean adultos. ¿Pero queremos asumir el riesgo?” se preguntaba Pierre Laurent, padre de tres hijos, ingeniero informático que trabajó en Microsoft, Intel y diversas startups.

Cómo ya sabéis, en La Sala Kids abrimos las puertas con la filosofía de recuperar la creatividad, la emoción de jugar, de aprender , de relacionarse, de contribuir en el desarrollo de las maravillosas pequeñas grandes mentes que tienen los peques, a través de los juguetes educativos. De expresar libremente la personalidad a través de la ropa, de las fantasías y los colores que más pueden emocionar… y seguimos convencidos de las aportaciones pedagógicas y creativas.

Ofrece a los niños juguetes que les aporten valor y cambiemos pequeños hábitos, como dejar el móvil cuando estamos con ellos, por ejemplo… ¿parece tarea fácil, no?